Números publicados

¡NO A LA GUERRA!

POR UNA ZONA DE PAZ REGIONAL MULTIPOLAR

Los jefes de Estado y de Gobierno del mayor espacio geoestratégico de cooperación e integración regional, la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe (Celac) suscribieron en la VIII Cumbre realizada en San Vicente y las Granadinas, los días 1 y 2 de marzo de 2024, una icónica proclama. En un mundo turbulento y tenso, los líderes de la Celac acordaron convertir este vasto y rico territorio, poseedor de inmensos recursos estratégicos, enclave de la Amazonía, pulmón de la humanidad, con la mayor biodiversidad y conectado al mundo a través de sus mares, en Zona de Paz.

En medio de los conflictos armados que afloran en Europa y Oriente Medio, como guerras perpetuas, surge la voz latinoamericana y caribeña que clama ¡No a la guerra!, a la vez que apuesta por una cultura de paz. En esta, los conflictos se encauzan por formas de dialogar cuyo propósito último es el bien común de una humanidad diversa que encuentra, en los medios y procedimientos de solución pacífica de las controversias, las herramientas para construir la paz y la seguridad internacional del naciente orden multipolar. Solo así se evitará la espiral de la escalada del conflicto que conduce a la vorágine de la guerra, al sufrimiento humano y a la destrucción.

Amerika Latina y Karibe, revista dedicada al análisis y discusión académica de los acontecimientos geopolíticos que ocurren en la región, ha seleccionado esta temática para su edición número 16, en la que nuestros colaboradores han puesto especial empeño por compartir con usted lo mejor de sus conocimientos.

LAS ELECCIONES, MÁS ALLÁ DE LAS DISTANCIAS

El universo que encierra el tema electoral muestra avances de una cultura que se subsume en la expresión «poder del pueblo». Una soberanía que se expresa y sostiene en conquistas que a lo largo y ancho del mundo —por varios siglos— ha arrastrado innumerables vidas inocentes y otras comprometidas con valores esenciales del ser humano en sus luchas por alcanzar, como derecho, significativas conquistas de los tiempos.

A la vista se nos presenta un escenario que, en los años 2017 a 2024, ha dado luz a un superciclo electoral en el continente latinoamericano y caribeño, propiciando cambios en la correlación de fuerzas entre el progresismo, que se ha moderado como propuesta de cambio, dejando a un lado las posturas identificadas como más radicales, y la derecha, que se ha endurecido en su postura liberal y conservadora, imbuida como opción al progresismo.

Introducirnos y explorar sobre tales aportes y sus implicaciones geopolíticas, que guardan relación con los cambios en la coyuntura mundial, es, a lo que se abocan los articulistas de esta edición número 15 de nuestra revista Amérika Latina y Karibe, que cuenta, cada vez más, con mayor número de seguidores a escala internacional.

NÚMERO 14

LAS ELECCIONES, MÁS ALLÁ DE LAS DISTANCIAS

La energía como recurso potencial o puesta en movimiento, adopta variadas formas desarrolladas por el conocimiento científico y las aplicaciones tecnológicas a lo largo de la historia.

La energía como recurso del poder ha transformado y modelado sociedades y civilizaciones. En nuestro tiempo, tener control y posesión de las fuentes en las que se origina la energía, ya sean convencionales como los hidrocarburos y más reciente, las renovables son un factor clave en la geopolítica, moviendo escaladas de agudos conflictos y guerras que tienen como escenario de fondo la lucha por la energía, la crisis del sistema global capitalista sometido a fuerzas transformadoras y de cambio.

Invitamos al lector a reflexionar en este número acerca de este tema, junto a los analistas y expertos que lo abordan desde distintos ángulos y perspectivas, abarcando lo que silencia el debate del cambio climático, las energías alternativas, nuevas formas de economía y otros temas proyectados en el ámbito mundial, pasando por el latinoamericano y caribeño hasta el venezolano y la generación de un conocimiento propio que afirma el camino de la soberanía tecnológica nacional.  

LA INTEGRACIÓN: COLMENA QUE NOS HERMANA

Nuestras repúblicas se ligarán de tal modo, que no parezcan en calidad de naciones sino de hermanas, unidas por todos los vínculos que nos han estrechado en los siglos pasados, con la diferencia de que entonces obedecían a una sola tiranía, y ahora vamos a abrazar una misma libertad con leyes diferentes y aun gobiernos diversos; pues cada pueblo será libre a su modo y disfrutará de su soberanía, según la voluntad de su conciencia

SIMÓN BOLÍVAR

Amérika Latina y Karibe, en su publicación número 13, reúne un conjunto de reflexiones precisamente al respecto, en las cuales no solo se da cuenta del pasado y presente de este proceso, sino que se dibujan aproximaciones de lo que debe hacerse mirando el horizonte, aquel que asegure el derecho al desarrollo de los pueblos.

NÚMERO 12

GEOPOLÍTICA ENERGÉTICA Y CRISIS MUNDIAL

La energía como recurso potencial o puesta en movimiento, adopta variadas formas desarrolladas por el conocimiento científico y las aplicaciones tecnológicas a lo largo de la historia.

La energía como recurso del poder ha transformado y modelado sociedades y civilizaciones. En nuestro tiempo, tener control y posesión de las fuentes en las que se origina la energía, ya sean convencionales como los hidrocarburos y más reciente, las renovables son un factor clave en la geopolítica, moviendo escaladas de agudos conflictos y guerras que tienen como escenario de fondo la lucha por la energía, la crisis del sistema global capitalista sometido a fuerzas transformadoras y de cambio.

Invitamos al lector a reflexionar en este número acerca de este tema, junto a los analistas y expertos que lo abordan desde distintos ángulos y perspectivas, abarcando lo que silencia el debate del cambio climático, las energías alternativas, nuevas formas de economía y otros temas proyectados en el ámbito mundial, pasando por el latinoamericano y caribeño hasta el venezolano y la generación de un conocimiento propio que afirma el camino de la soberanía tecnológica nacional.  

NÚMERO 11

Desde la llegada de los primeros invasores a estas tierras, no ha cesado la puja de sus habitantes por borrar ese pasado de atrocidades harto conocido de esclavitud y dependencia. El expansionismo imperial hizo de estos pueblos, por allá en el siglo XV, escenarios atroces registrados en la historiografía universal. Así surgió el Caribe, y, con ello, el subconsciente de un pueblo en paralelo ha ido edificando su propio mundo: hermoso, valiente, festivo y solidario; un lucero que fulgura iluminando el epicentro de la política de una región en plena construcción. Hemos combinado artículos de historiadores, sociólogos, lingüistas, indianistas, africanistas y profesores universitarios, cuyos esfuerzos escriturales se proponen, de alguna manera, abarcar, en la presente edición de Amérika Latina y Karibe, el universo de este pensamiento.

NÚMERO 10

Importancia en la geopolítica actual de Latinoamérica y el Caribe Latinoamérica y el Caribe cuentan con grandes recursos naturales, que van desde diversos minerales en su subsuelo, así como bosques y toda clase de espacios silvestres, que representan una riqueza inagotable. Sus mares, ríos y montañas ofrecen condiciones óptimas para inversiones en desarrollos industriales. No obstante, esas potencialidades se han constituido en un verdadero problema por la voraz geopolítica continental. Las grandes potencias están, cada vez más, pendientes de esta área. A nivel geopolítico se observan con especial atención las giras simultáneas de la jefa del Comando Sur del Pentágono, la generala Laura Richardson, y la presencia del canciller de la Federación Rusa, Serguéi Lavrov, en el marco de la reciente Asamblea del Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas […]

En el mundo de hoy están ocurriendo muchas cosas; todas, por las acciones sociales del ser humano. A diferencia de lo que dice José Saramago en su novela Las intermitencias de la muerte, en la cual la muerte está en (o de) huelga, vivimos en un mundo donde lo que se mira por algunos rincones de “este valle de lágrimas llamado tierra” es precisamente la muerte, por muchas razones; una de ellas —muy lamentable, por cierto— es la muerte por razones políticas. En este mundo de hoy los botones de las alertas están activados. La situación internacional cada vez se oscurece más. El instrumento de la guerra es lo que prevalece, mientras que la sensatez y la sindéresis brillan por su ausencia. La locura se ha desatado, la inteligencia artificial hace presencia y cualquier escenario es posible, incluyendo el de la autodestrucción. Aquí, en este boletín, desde distintas miradas, se da cuenta de ese mundo lleno de aporías y profundas contradicciones.

Tres palabras encendieron a la vieja Europa en las postrimerías del Siglo XVIII y proyectaron al mundo para siempre los avances de la modernidad del momento. Tiempos de la Revolución Francesa (1789–1799). Se corrió la cortina del proscenio y el Rey Luis XVI, resultaba el gran impactado. Las expresiones Libertad, Igualdad y Fraternidad se difundieron por doquier y queda- ban para siempre en el imaginario colectivo global. Las miradas de los grandes poderes y la inteligencia del mundo se dirigían hacia Francia. El pueblo en un movimiento político sin preceden- tes contra la monarquía absolutista y contra los privilegios de la nobleza había tomado La Bastilla y exaltaba la figura de la Comuna. Comuna o nada se propagó por toda Francia y Europa [..]
El mundo al revés… Pareciera un lugar común toparse con la expresión: el mundo al revés. Y es que todos los grandes temas de la agenda que rige el rumbo de la aldea global que nos cobija, parecieran girar sobre conos de un eje en dirección opuesta a las expectativas de la humanidad a lo largo y ancho del mundo. El ser humano, el ciudadano de a pie, usted y yo, vivimos cada vez más dependientes de los bloques de poder consolidados a escala mundial en una sola cúpula, que decide y controla todo: la economía, la política, las fuerzas del poder militar en todas sus dimensiones, la salud, las agrupaciones laborales, las redes y las organizaciones sociales… Absolutamente todo, incluso las epidemias, como lo acabamos de sufrir con la covid-19. Frente a ese poder, una masa amorfa apenas dispone de escaso margen para decidir siquiera sobre su día a día.

Globalización y desglobalización. El conflicto por el dominio mundial

El entusiasmo y el optimismo que suscitó la globalización, con la cual cerraba el siglo XX, en menos de una década, han cedido el paso al escepticismo y la decepción. Ante esta realidad, los poderes que se resisten al inevitable proceso de desglobalización ‒ya en marcha‒ se disponen a patear la mesa para frenarlo, aun a costa de la paz y la seguridad internacional.

La desglobalización es el término que definirá los nuevos tiempos. Pero no arruine usted sus ojos buscando infructuosamente esa palabra en el diccionario; los académicos de la lengua castellana, que emplearon largas jornadas para definir globalización, no han hecho lo mismo con su antónimo.

Amérika Latina y Karibe y varios de sus acuciosos colaboradores ofrecen en esta edición unos contenidos esclarecedores sobre la desglobalización y los profundos cambios históricos atizados por los poderes fácticos imperiales que, hasta ahora, han regido los destinos de la humanidad en la «aldea global» contemporánea.

¿ESTÁ DEMODÉ LA ONU?

El mundo había pasado por dos guerras mundiales con saldo de decenas de millones de muertos y billones de dólares en destrozos materiales, sin que algún organismo tuviese la suficiente autoridad para poner fin a una matanza entre congéneres. Así, en 1945, entre líderes mundiales surgió la idea de crear un organismo que llenara ese vacío; idea que se concretó del 25 de abril al 26 de junio con la adopción de la Carta de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y su puesta en vigencia el 24 de octubre del citado año. El prólogo de la Carta demanda “A usar nuestras fuerzas para el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales, a asegurar, mediante la aceptación de principios y la adopción de métodos, que no se usará la fuerza armada sino en servicio del interés común, y a emplear un mecanismo internacional para promover el progreso económico y social de todos los pueblos”.